jueves, 14 de febrero de 2008

ERMUA

¡ Qué rápido se agosta la esperanza !. El dolor de millones de personas, su profética irritación, hizo olvidar durante días la política con minúsculas para mostrar el sueño de vivir en libertad tras la pasión y muerte de Miguel Ángel Blanco. Sólo diez años después, la división se ha profundizado entre los que entonces tomamos la calle, el sectarismo vuelve a abrir brechas de incompresión, la política ha vuelto a jibarizarse. Sólo diez años después, la libertad sigue siendo la asignatura pendiente en el País Vasco y el miedo comienza a extenderse por otros espacios de un país que parecía que nunca más doblaría la rodilla. El ruído de la campaña electoral no ouede hacernos olvidar el último momento en el que fuimos un pueblo dotado de la dignidad que solo da la unidad. Ermúa es lo que nos une, libertad sin fronteras, paz sin sumisión.

1 comentario:

gente magenta dijo...

tu blog ha sido enlazado en http://grupomagenta.blogspot.com/