miércoles, 26 de enero de 2011

EL LAPSUS (¿?) DE DURÁN

Imagino que a estas horas todos conocemos su declaración respecto a la necesidad de que el Parlamento no sea coto de "funcionarios y pobres", simple y llanamente porque se comience a poner coto ( vale la redundancia ) a sus curiosos privilegios, nacidos en una Transición en la que creíamos que los políticos eran ángeles puros. El problema para Durán es que no es un lapsus, es una declaración de intenciones.

5 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Tú lo has dicho M.A., SU MODUS VIVENDI (chupandi del boti)

Espartaco dijo...

Es más, Durán lo que hace es hablar desde el fondo de su corazón, sin tapujos, llevado por su enfado (se habrá arrepentido mil veces) pero lo que deja en evidencia es que él sabe que todavía hay clases, que él pertenece a una (los que mandan, los minoritarios) y la gran mayoría a la otra, los que obedecen.

Tiene verdadero pánico a que la gran mayoría pueda ser consciente de ello (que sólo hay ricos en el parlamento y que éste no es representativo de la clases sociales) sobre todo después de tantos y tantos años de prédica neoliberal negando la existencia de las mismas.

En definitiva ¿imaginan un parlamento representativo de la riqueza por estratos sociales? Sería sorprendente (a la par que democrático lo que no se puede permitir de ninguna de las maneras)

miguel angel de uña dijo...

Estimados contertulios. Yo creo que el problema es otro. La crítica a los parlamentarios no se hace porque sean ricos, sino porque son desiguales, porque tienen privilegios por ser parlamentarios. Y la crítica excita el inconsciente de Durán, a través del mecanismo de que siendo parlamentario, ya se deja de ser pobre o funcionario, porque se escala a una casta superior a través del conjunto de desigualdades que alimenta la casta parlamentaria sin rubor alguno. Yo estoy en contra de la demagogia que hace suponer que ser rico incapacita para la política democrática ( Clístenes o Pericles eran ricos), pero creo que hay que ser muy crítico con el mundo orwelliano de que "unos somos más iguales que otros", principio rector de cualqier casta dirigente, y del cual participa activamente Durán y todos aquellos ( la totalidad de los parlamentarios) que no han dicho ni esta boca es mía ante la insensatez del nacionalista de Alcampell.
Saludos.

Espartaco dijo...

Cierto, cierto, ningún rico está incapacitado para hacer política y nadie afirma eso. Lo que pasa es que sólo los ricos hacen política y que esa representatividad parlamentaria hace aguas ante un análisis de clase.

Espartaco dijo...

Por si a alguien interesa algo más que lo meramente testimonial:

http://espartaco-ysinembargosemueve.blogspot.com/2011/02/democracia-en-el-mundo-arabe.html