miércoles, 12 de mayo de 2010

POR FIN...PERO

Tal vez por deformación profesional, prefiero una depresión que mantener un estado de ansiedad. Es mejor superar lo perdido, que estar esperando lo que haya que perder o que lo se teme perder. Prefiero deprimirme por ese 5% de sueldo ( conservo el sueldo y no es poco ) a estar esperando el santo advenimiento en forma de irresolución, de franca cobardía, sabiendo que todo lo que mas tarde llegue, será peor. El problema es que se me antoja no solo escaso, sino una prueba mas de una forma se ser, del mantenella y no enmendalla, de hacer de Aido una bandera, y de su mapa clitoriadiano un proyecto vital para todo un pueblo. Y qué, como ha sucedido con Grecia, ¿quien recuerda los 35.000 millones de € con los que se solucionaban sus problemas hace un mes - vamos a por los 110.000 - ?, los 15.000 millones prometidos como recorte por el camelot monclovita, sean la punta del iceberg. Ese anuncio de posibles incrementos impositivos, parece un aviso para que nadie les pueda decir en esta ocasión que han mentido como vienen haciendo desde 2007. Adivinen quien pagará esos impuestos, ¿"llámame Emilio"?.
No puedo resistirme a glosar la postura de Alfonso Guerra. Dicen que no se ha levantado para aplaudir el discurso del jefe circunflejo. Muestra de valentía tan garrida como aquella que mostró ante el Estatuto de Cataluña. Genio y figura...Cervantes debía conocerle cuando escribió aquella brillante poesía dedicada al túmulo de Felipe II.

10 comentarios:

Espartaco dijo...

Pues sí, la rebaja de los salarios no tiene tanta importancia para la economía como ¡oh cielos! la subida de impuestos.

Subir los impuestos... grave, muy grave, sobre todo si son los directos. Es terrible. Imaginemos por un momento que suben los impuestos a los beneficios de la banca, a las grandes fortunas, se recupera el impuesto de patrimonio... Sería terrible. Iría contra el dogma.

No, no podemos ser herejes. ¿Cómo vamos a subir los impuestos a los ricos? Mejor bajar los salarios.

miguel angel de uña dijo...

Estimado Espartaco. Sí a subir los impuestos, pero despues de haber barrido la espesa hojarasca de la administración pública "política"; de las subvenciones estúpidas salvo para los amiguetes que se aprovechan de ellas;de los ministerios "ideológicos"; de los 60 millones de € en el Palacio de S. Telmo de Chaves; de los 6500 € en la "traducción" de Montilla en el Senado....todos podemos seguir enumerando despilfarros mil. Así hasta no menos de los 26.000 millones de € que nos cuesta la disonancia autonómica. Si despues de todo eso, se sigue en una situación d edeficit, habrá que subir los impuestos, pero a los ricos, no a la clase media. Un saludo.

Carlos Fernández Ocón dijo...

Miguel Angel, no esperes debatir con Espartaco. Vendrá, tirará 'SU' piedra y se irá. Y lo hará porque 'es un hombre libre', el más 'libre' que he conocido pues una norma, una regla, aunque sea solo formal, no existe para él.

¿Me has oído Espartaco?

Anónimo dijo...

Lo suyo no va a ser un cinco por ciento. Va a ser al menos un ocho. Que duele más.

Espartaco dijo...

Efectivamente, soy un hombre libre, por eso me crucificaron. En la historia ha habido muchos que han seguido mi ejemplo, algunos lo han conseguido, otros han perecido en el intento pero han dejado su ejemplo para quienes les sigan.

Sí, soy un hombre libre. ¿Noto rencor o envidia por mi libertad, amigo Carlos, o al contrario, te gusta tu condición de no libre y me lo reprochas?

Espartaco dijo...

Este fin de semana, el diario Público daba una buena ración de posibles recortes, por un lado, y de aumento de impuestos, por otro.

En todo caso no sé que me molesta más, si los representantes democráticamente elegidos por el pueblo no saben gastar el dinero público o simplemente lo malgastan (siempre se puede votar) o que los ricos (que nadie los ha elegido) sigan imponiendo su ley y gane quien gane no paguen impuestos.

Seguramente lo segundo, al fin y al cabo lo primero es consecuencia de la democracia y... todos somos demócratas ¿no?

miguel angel de uña dijo...

Estimado Espartaco. Creo que te nubla la visión "espartaquista" de Kubrik, por no hablar de la Rosa...Luxemburgo. ¡ Cuanto se mancilló el espíritu ( presunto ) de Espartaco con tantos estadios en la Europa del socialismo real! No estamos en el tiempo de las idealizaciones, despues de tantos fracasos, aquel Siglo XX tan abundante en ellos. Por ello creo que no podemos hacer caricatura de "los ricos", ni siquiera por parte de aquellos que seguimos creyendo que la sociedad igualitaria es posible, si logra garantizar la igualdad de oportunidades para todos. Los resultados son más aleatorios, la genética, el ambiente, el azar...dominan demasiadas variables, por eso esa igualdad a posteriori no es posible, salvo en la utopía.Y ya sabemos como han acabado todas. Sobre las derrotadas, Espartaco como no, podemos fantasear,pero en algún momento tenemos que bajar de la fantasía salvo que queramos ser eternos peter pan. Un saludo.

Espartaco dijo...

Bueno, pues sin tanta metáfora y tanta película: todos los días me levanto pensando en mi libertad y en hacer lo posible para que nadie la pisotee.

Supongo que serán las piedras del Muro que le cayeron encima las que están presente en su respuesta, quizá debería psicoanalizarse ya que siempre está presente su pasado en este tipo de respuestas. Le informo (otra vez) que a mí el Muro no me cayó encima, ni tan siquiera me cubrió una mota de su polvo así que en todo caso fueron sus utopías las que fueron derrotadas, no las mías.

miguel angel de uña dijo...

Estimado Espartaco. No sé que edad tiene. Pero no es cuestión de acumular canas, el saber que las utopías no han hecho más felices a los hombres, sino todo lo contrario: la humanidad ha pagado un duro precio cada vez que un profeta ha sumado seguidores a su causa. Hablo de mi experiencia, porque este blog se ha convertido en una especie de diario, en el cual se puede verter aquello que hay más de propio sin cortapisas. De momento solo en lo político. Mucho antes de que el Muro se derrumbara la mayor parte de mi generación éramos críticos con los sistemas del llamado socialismo real, y puedo jurar que aquél día fue tan satisfactorio como el 25 de Abril de 1974, uno de los días política y personalmente, más felices de mi vida. No lo puede expresar de la misma forma, pero no hubo ninguna nostalgia por un sistema podrido, responsable de tantos y tantos millones de muertos, del sufrimiento inenarrable de tanto inocente. La libertad es la mas bella palabra que haya inventado el hombre, pero nunca hay que olvidar aquellas proféticas palabras de Madamme Rolland, camino de la guillotina en La Concorde: "Libertad, cuantos crímes se cometen en tu nombre".

Espartaco dijo...

"La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar."

Eduardo Galeano

Las reflexiones de Eduardo Galeano siempre son precisas y acertadas. La utopía es el ideal inalcanzable. Sólo los locos piensan (como en Korea del Norte) que ya la han alcanzado. Incluso dentro de un análisis marxista se deduce que la nueva sociedad socialista genera nuevas contradicciones, que no hay fin de la historia.

La utopía son los ideales. Sin ideales el mundo se bestializa. ¿Acaso usted no sueña? No lo creo. Desde un punto de vista ideológico o desde su contrario, todo el mundo sueña con un mundo utópico. ¿Acaso UPyD no sueña con una España de libertad y justicia, donde seamos todos más felices? ¿Acaso no es eso una utopía?

Mucho me temo que confunde la utopía con una ideología concreta. Mire, la escuela de Chicago tiene su utopía de seres humanos libres e iguales basada en el libre mercado y la libertad absoluta de empresa. En nombre de esa utopía cada día mueren millones de seres humanos. Yo no la comparto pero no niego de su existencia.