sábado, 24 de julio de 2010

ARAGÓN AMORTIZADO Y BLANCO EL LISTO

Se acaba da dar un "hachazo" ( expresión e "El Heraldo" ) a la inversión pública de Aragón. Está bien hecha la distribución de "hachazos" en todo el territorio -todavía- nacional: salvar sobre todo los territorios que tienen que acompañar al PSOE en su tránsito presupuestario, País Vasco y Canarias, dando por sentado que Cataluña es tierra perdida y CIU un hueso imposible de roer teniendo en cuenta las elecciones catalanas este otoño. ¿Rioja?, por olvido o porque esperan que la alcadía de Logroño sirva de trampolín para el cambio de régimen en la Comunidad. Blanco, D. José, pastorea el presupuesto como el nuevo Romero Robledo de nuestra nueva, y cada vez más degradada, etapa democrática. Andalucía, no tiene riesgo el próximo año, no hay elecciones.

Y, Aragón ¿porqué perjudicado?. Agitar el espantajo del trasvase es suficiente para que todo se olvide. El gran tótem sirve para tapar cualquier tropelía. Y ante las acusaciones del PP, siempre estará la cicatriz trasvasista que cruza su cara como el signo de Caín. Aragón está amortizado hasta la eternidad para D. José Blanco, el listo. Y utilizo el apelativo, con la carga de sagacidad que conlleva, pero también de inmoralidad, en el sentido social y ciudadano, que el término "listo" tiene en nuestro rico acervo coloquial.Un recorte del propuesto de obras públicas, 4.000 millones de € menor que los dos planes E auspiciados por el "jefe" y aplaudidos con las orejas por el inefable ministro de Fomento. La autovía Pamplona - Huesca-Lérida nos hace ganar competitividad,cuya falta nos está lastrando en el fondo en el que se mueve la economía española. Las aceras, los polideportivos, los frontones del plan E han sido "pan para hoy....". Pero el "jefe" siempre tiene la razón, sobre todo cuando una vicepresidencia cuelga de su caprichoso alero, y un rapaz de campo orensano es su candidato. Hace menos de un año, cuando comenzaban a darse cuenta de que la crisis era realmente dura, y no la desaceleración que su eufemismo nos había vendido, el listo D. José aprobó el mayor plan de infraestructuras que jamás vieron los siglos en la vieja piel de toro, dejando en simples peones al Conde Guadalhorce o a Fernández de la Mora. Hoy, aquel tono tan grandilocuente como estéril, queda arrumbado por su responsabilidad de hombre de estado, para ahorrar 10.000 millones, habiéndose gastado 14.000 en fruslerías. Con el mismo tono que anuncio aquello, anuncia hoy lo contrario. Y curiosamente, mucha gente le ve como un "hombre de estado", capaz de "coger el toro por los cuernos". Me acuerdo de los controladores, sí, pero también de las dos docenas de aeropuertos inútiles y ruinosos que se niega a cerrar por no irritar a las fuerzas vivas ( aquí hay que utilizar el término "vivo" en su sentido más peyorativo)en momentos preelectorales. Léase los aeropuertos de Huesca, Lérida, Logroño, Salamanca, Albacete....vayan poniendo nombres hasta un par de docenas. Algunos exégetas ( y no todos gallegos ) nos hacen ver las canas que orlan la cabeza de D. José desde que es ministro...como a Obama tras algunas semanas dirigiendo la Casa Blanca. Hasta ahí estamos llegando, tras vivir las ojeras de su jefe como sacrificio por todos nosotros, solo superado por los desvelos del superjuez cuya luz no se apaga hasta el amanecer. Pobre democracia la que precisa de tan titánico esfuerzo por parte de sus líderes.

Además de mala suerte en esta tesitura histórica, tenemos - como pueblo- muy mala memoria y peor intención, por nuestro sectarismo. Las elecciones autonómicas de 2011, volverán a ver brotar el trasvase como eje central de la campaña, lo que nos permitirá continuar siendo la comunidad amortizada, inane, a la que se puede robar parte de su futuro sin pagar un precio por ello. Si la jugada sale bien, Blanco habrá demostrado que es el mas listo, asentado en el silencio ovino de un voto popular fascinado por ver el dedo en vez de la luna.

1 comentario:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Miguel Angel, sabes/sabemos que es tal como lo descrives. Por desgracia para todos nosotros tú último parrafo es también exacto y echa por tierra todo lo que dices y todo lo que digas y todo lo que digamos. Memoria de pez, sectarismo, prejuicio electoral...
Bastan unas urnas de por medio para darnos de cara con la realidad. Y esa realidad es que no tenemos solución. Y esta frase ahora no se quedará en frase solamente.