lunes, 8 de febrero de 2010

LA PÉRFIDA ALBIÓN

El eterno retorno como tesis existencial. O la estupidez no tiene ni tiempo, ni límites. Amantes de su memoria histórica, parafrasean al mismísimo Caudillo en sus estelares momentos de balcón de la Plaza de Oriente, sacándole la cara a Felipe II a fuer de asimilarse con él. Todas las fuerzas de la City, de Wall Street, los hijos de Lutero y de Calvino, los nietos de la casa de Orange, siguen haciendo de España, su excusado de odio. Envidiosos de la cocina de Ferrá Adriá, ellos, condenados a las pringosas hamburguesas, al bacon ni siquiera deconstruído, han decidido hacer de España, de Zapatero su escenario de pim-pam-pum. Siempre la pérfida Albión y sus aventajados hijos transanlánticos. Sí fueron capaces de hacernos una guerra por la oreja de un pirata,por un barco que hundieron ellos mismos, qué no serán capaces en este momento de envidia planetaria ante la conjunción de los dos astros más brillantes que iluminan el entero mundo.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

mi no comprender

Espartaco dijo...

Yo creo que Miguel Ángel de Uña esta vez ha dado en el clavo. Los anglosajones son así precisamente por su dieta. Conquistan el mundo porque no hacen buenas digestiones ya que lo que comen es indigesto, desde siempre. Y desde siempre han mirado con envidia la huerta mediterránea (por no hablar del placer de la comida bereber o la misma árabe, plagada de exquisiteces gastronómicas, especiada, todo un mundo en un sólo bocado)

Ellos a comer patatas y cerdo y beber cerveza.

Anónimo dijo...

Perdone el atrevimiento, pero, ¿cómo imagina ud el bacon deconstruido?. ¿De nuevo pensando en cochinadas?. No tiene remedio, caballero, abre la boca y la querencia a la mierda le delata, ya sea de un pájaro podrido o de un cerdo en el lodazal. Un saludo.

Anónimo dijo...

Espartaco eres un "pelota" ¿de verdad crees que el sr. de Uña necesita traductor?
no te equivoques le encanta escucharse, leerse...
Sr. de Uña es usted un presuntuoso´.

Anónimo dijo...

En cuanto a lo de Franquito ("españoleeees....") espero que su objeción sea sólo nominal. Haber si vamos a tener que mear sentaos, por la probabilidad de que aquel lo hiciera de pié. Pero póngale X y quite "Ecpanya". Ahora eso si, considere, y más en su caso, como servidor público, a los ciudadanos de este país, en especial a los más humildes, como cabría esperar de alguién que dice escorarse y procede de la izda. Y cante conmigo estas coplillas adaptadas al AMOR en cuestión que en la voz de una tal Piquer suenan a gloria:

"OS quiero más que a mis ojos
OS quiero más que a mi vida
más que al aire que respiro
y más que a la mare mía"

"Que se me salten los pulsos
si OS dejo de querer
que las campanas me doblen
si OS falto alguna vez"

Repítalo 10 veces y a la cama con la conciencia tranquila. Un saludo.

Anónimo dijo...

suspendido de militancia Valia Merino
http://www.publico.es/espana/293777/expulsado/upyd/rival/rosa/diez

Craso Longino dijo...

Jope como las gastan los estalinistas.

democracia interna a tope

Anónimo dijo...

Hola, desde ahora soy "el kopro -Uña". Espero que por poco tiempo, lo que le cueste al Cuco, pajarito que pone sus huevos en nido ajeno para que se los críen lindos y generosos pajaritos amables y responsables, volar con sus HUEVOS a otra parte. Aunque el símil físico sería el de un buitre o una hiena, con perdón de ambos, majicos estos, el "intelectual" es de aquel.

De stalinismo sabe mucho de uña, lo tiene interiorizado. La diferencia estriba en que hace años el recurso a la "desaparición" del adversario o in-útil, física o civil, estaba apoyada en la FÉ de un ejercito, de millares de divisiones, millones de "almas", manipulables, envenenadas de un fervor ilimitado por esa FÉ, muchos de los cuales ofrecieron sus vidas, con el convencimiento de que el sacrificio lo merecía.
Era una FÉ ilimitada, y se daba lo mejor y la mayor entrega, cuyo resultado fué el más prolongado infierno en tierra de este siglo pasado en cientos de millones de personas. Stalin y Mao fueron dos vulgares tiranos que aprovecharon la ocasión para perpetuarse en el trono hasta sus muertes.
Bueno, ya sé que es una historia que va siendo vieja, pero siempre conviene recordarlo a la juventud.

Y a ese que utiliza el término tan alegremente.
Utiliza otro, por respeto a millones de personas que lo padecieron.

Ahora para hacer los trabajitos sucios no queda más remedio que acudir al mercenario. Pero este no sale de gratis y minimiza riesgos.

sergio dijo...

bueno yo como de politica no entiendo mucho ni tampoco tengo estudios que tengo solo la egb. pues prefiero no opinar nada acerca de algo que no comprendo....pero si decir que conoco a migel angel de uña y es muy buena persona.

Javier Montabes dijo...

Miguel Angel,

totalmente de acuerdo contigo. Acabo de publicar un artículo similar en mi blog que me gustaría que leas.