domingo, 12 de octubre de 2008

Ante el Anteproyecto de la Ley de Lenguas

Unión, Progreso y Democracia tiene ya una postura ante el Anteproyecto de la Ley de Lenguas. Además de lo que dice, y que suscribo de la A a la Z, incidir sobre la necesidad de articular un consenso respecto al "catalán" en la Franja, evitando la ruptura social y la imposición de un modelo. Escuchar, debatir, respetar. Y mientras tanto no darse prisa, no es perentorio para el bienestar de los aragoneses, enfrascados hoy en problemas mas importantes que éste, tan artificioso, quenos trae la casta política a primer plano.


Anteproyecto de Ley de Lenguas de Aragón - Postura de UPyD

Antes de iniciar la discusión sobre el articulado del Anteproyecto de Ley de Lenguas que presentará el PSOE, solo contamos con un documento previo, presentado en 2001 y que a pesar de la ambigüedad de las declaraciones del PSOE de Aragón, pensamos que puede seguir cosntituyendo el esqueleto del actual. Y ante aquél, y si se repite en el nuevo, tenemos una objeción absoluta, que viene dada por lo que fue su Anexo nº I. Anejo en el cual se considera como territorio donde puede ser declarado el Aragonés como lengua cooficial, lengua de “uso predominante”, la práctica totalidad de la Provincia de Huesca, un territorio donde vive la mayor parte de sus habitantes.
A nadie en su sano juicio se le oculta que el “aragonés”, sea cual sea su variante local o normalizada, no se habla en la mayoría de los municipios que se recogen en el Anexo nº 1. Se parte de una ficción, para dar carta de naturaleza al posible capricho de unos pocos qué, sin lugar a dudas, intentarán hacer de algo tan artificioso lo natural. Porque todo el articulado del Anteproyecto está dirigido a proteger los presuntos derechos de quien decida en qué lengua hablar dentro del amplísimo territorio recogido en dicho Anexo, lo que dará lugar a todo un conjunto de deberes por parte de la Administración. Y ello aunque el habla natural de la inmensa mayoría de sus habitantes no pasa de utilizar algunas palabras en “fabla”, pocas construcciones sintácticas específicas y unos cuantos dichos o frases hechas. Salvo la realidad de algunos valles pirenaicos, y la especificad de la Franja, lo que se habla en la mayor parte del territorio aragonés es español, más o menos canónico, más o menos trufado de palabras o giros de raíz aragonesa. El mapa que ofertaba el Anejo I es propio de un delirio, de la estulticia o de algún oculto interés.
Reducir por tanto el impacto territorial del Anejo I del Anteproyecto, es una condición previa a comenzar a discutir el articulado del Anteproyecto. Porque sino se reduce el territorio de posible “utilización predominante” del aragonés normalizado o no, estaremos ante la presencia de un intento de imponer en un territorio una lengua ajena a él. Hay lugares en que se ha hecho, como sucede con el hebreo en el Estado de Israel, pero no cabe comparación entre un sujeto histórico y otro. Más cerca, tenemos múltiples ejemplos de como la obligada extensión de un modelo lingüístico, ahí donde no se habla una lengua de “utilización predominante”, se constituye en un foco de conflicto entre la Administración que impone una lengua y los administrados que no la hablan, sobre todo los niños que sufren un coste psicopedagógico que ya pesa en las cifras de fracaso escolar. Y esta actitud no es solo propia de gobiernos nacionalistas, como vemos en la reciente y aberrante Ley de Educación del País Vasco, sino también de gobiernos conservadores, como fue el caso de Fraga en Galicia, o el fronterizo de la Generalidad del País Valenciano, imponiendo el valenciano, allí donde jamás se ha hablado, en la “Castilla valenciana” ( Requena, Utiel, Rincón de Ademuz..), zonas amplias del Maestrazgo castellonense, o comarcas interiores y meridionales de Alicante, con el caso de Orihuela como extremo mas conocido.
Admitir el territorio que contemplaba el Anexo I, puede significar la implantación de modelos artificiales por los mas cuestionables motivos, dando lugar a problemas psicopegadógicos, pero también a costos que no tiene que soportar una ciudadanía, que en su práctica totalidad, no tiene ningún interés en complicar más aún los problemas educativos de sus hijos y enmarañar y encarecer los procesos administrativos.


Con respecto al Anexo II, cabría la posibilidad de hacer un excurso histórico, respecto al “catalán” en la “Franja de Ponent” (sic).
El nacionalismo catalán ha basado su discurso en la lengua catalana, aunque no han faltado discursos descerebrados sobre la “raza catalana”. Un idioma “normalizado” en el Siglo XIX, con intentos de darle una personalidad lo más alejada del castellano que pudiera, aún en contra de cualquier racionalidad. Y sigue haciéndolo sin ningún tipo de rubor. Por ejemplo en el Atlas de los “Päisos Catalans” (sic) publicado por la Gran Enciclopedia Catalana, repetido miméticamente en todos los manuales escolares de Cataluña, éstos tienen una frontera basada únicamente en el criterio idiomático, donde se integra la totalidad de Cataluña, País Valenciano, Baleares, el Rosellón y la Cerdaña francesas, la inevitable Alghero en Cerdeña, y la “Franja de Ponent” aragonesa. Ya hemos comentado antes que en gran parte del Reino de Valencia no se ha hablado jamás valenciano o catalán, pero a los autores del Atlas, les da igual. Interesa lo idiomático, pero interesa más el territorio donde implantar lo idiomático, sea el Reino de Valencia, la “Cataluña” francesa ( donde el catalán es irrelevante ), o Alghero, donde lo conservan, sobre todo para epatar a los numerosos turistas catalanes, que así “se sienten en casa”. La Franja aragonesa, solo puede ser “de Poniente” en el criterio de los nacionalistas catalanes, entendiendo que ha sido un territorio “robado...arrancado” a la tierra madre, a la “patria” lingüística y políticamente correcta, que como es lógico, solo puede se la catalana.
Al contrario que el caso del aragonés, que en la mayor parte del territorio propuesto, constituiría un capricho su imposición, en la Franja ( no de poniente ), el catalán o sus variantes dialectales, sí son lengua vernácula, materna, y por tanto exigible no sólo de protección y estímulo, sino que puede y debe constituirse en el vehículo educativo para aquellos niños cuyos padres los soliciten, cualificando al número suficiente de profesores para atender sus necesidades en la totalidad del ciclo académico. La “normalización”, o sea el aprendizaje dentro de unas normas universales aceptadas para el catalán, es objeto de debate y creemos que sin un profundo estudio y consenso social, dará lugar a la generación de conflictos en sus territorios de aplicación.

Independientemente de la elección de catalán normalizado o variante dialectal del catalán, y vista la experiencia de muchos años de aprendizaje en catalán en esa zona, es necesario que el Gobierno Aragonés actúe, propiciando alternativas editoriales a las actualmente en uso en la educación en lengua catalana, antes de que nos sigan abochornando los esfuerzos del nacionalismo catalán por integrar la Franja a sus delirios territoriales. Porque ejemplos conocidos, demuestran la capacidad del nacionalismo para ser excluyente, llegando a lo xenófobo, propiciando las diferencias, dando a la lengua ( catalana claro está) un valor elitista. Y ningún ciudadano aragonés debe sufrir ese tipo de criterio educativo, sobre todo en la Escuela Pública, que debe propiciar valores democráticos, totalmente contrarios a los mantenidos por alguno de los manuales que actualmente se utilizan en la enseñanza en catalán en esos territorios aragoneses.

Como conclusión, la LEY no debe discutirse sino se tiene un criterio geográfico restrictivo respecto a la extensión de las variantes del "aragonés" . A partir de ahí, todo un conjunto de propuestas respecto a la posible cooficialidad en los territorios incluidos, así como la necesidad de precisar de traductores en todos los ámbitos de la Administración ( no podemos olvidar, Municipio, Comarcas, Diputaciones y Gobierno de Aragón ), así como la calculada ambigüedad de muchas propuestas, que harían mas cara, mas ineficaz, mas lenta, una Administración que ya en este momento no destaca por su presteza en afrontar lo problemas reales del ciudadano. Un Proyecto de Ley que por su falta de claridad, propiciaría la creación de dos taifas lingüísticas en la Comunidad Autónoma. Sí ya es difícil que en España un zaragozano pueda trabajar en la Administración Pública de Cataluña, País Vasco o Galicia, es posible que sí se cumple el Anteproyecto de Ley de Lenguas de Aragón, un zaragozano tampoco pueda trabajar en la Administración Pública de Jaca o de Tamarite de Litera. Ya sabemos que alguien dirá que esto es demagógico. También hace 25 años se decía lo mismo del primero de los supuestos. ¿Y cuál es la realidad?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaria saber concretamente a que manual te refieres y que explicaras los párrafos de ese manual en los que predican valores contrarios a la democracia. Mas que nada para saber...

Anónimo dijo...

Srs. y Sras. de UPD,
Estoy en total desacuerdo con su planteamiento, pero sin entrar a valorarlo, me gustaría que indicasen a qué "Anexo I" se refieren. El proyecto de ley de lenguas aún no se ha presentado y no se ha hecho público, ¿tienen Vds. "información privilegiada" o es que han metido la pata hasta el fondo y se refieren al anteproyecto de los tiempos del consejero Callizo, hará unos 7 años?

miguel angel de uña dijo...

Los artículos publicados recientemente por "El Mundo" no han sido replicados de forma adecuada por el partido del Gobierno, lo cual hace pensar que el Anteproyecto no se apartará demasiado de los criterios territoriales que se enunciaban en el Anteproyecto fenecido de 2001, aunque cabe la posibilidad de que no exista una "coficialidad" tan militante como ofertaba aquel Anteproyecto. En todo caso, es preocupante la falta de debate social que se ha proiciado respecto a este tema, intentando darle un criterio burocrático a su "necesidad": lo "determina" el Estatuto. Ya veremos.

Respecto a los manuales, es eviedente que la mentira sobre hechos históricos ( hay que diferenciar de la opinión ) es antidemocrática. Muchas manuales al uso en Cataluña, en el País Vasco, en Galicia, son tan mentirosos con la Historia como lo era la Enciclopedia Alvárez en su momento. Es cierto que sobrevivimos a ella, siempre hay que tener esperanza.

ade dijo...

Hola, soy Ángela, presidenta de CADECA, la agrupación de padres y madres de cataluña, que luchamos contra la inmersión lingúistica en los centros públicos.
A la persona que escribe, anónimamente, le diré que no hace falta saber ni leer demasiado, cuando se trata de "normalizaciones lingüisticas" a la fuerza.
Mire ud. los nacionalismos buscan cualquier excusa para establecer "su" diferencia: rh, cultura, lengua religión etc. En este caso de cataluña han elegido la lengua.
Osea que es la lengua la que determina el territotio, como la única forma de conseguir sus ansiados "països catalans" es hacer del catalán la lengua del territorio, se están gastando millones de euros de dineros público (incluído el de los que hablamos castellano o español) en expandir esta lengua.
Pero no sólo es cuestión de aprender el catalán o imponerlo, sino que paralelamente se está llevando acabo, en las escuelas una "formación del espíritu nacional-catalán" ¿Alguien recuerda la F.E.N. de la época de Franco? pues lo que se está haciendo ahora, en democracia, en Cataluña, no tiene nada que envidiar a aquella época.
Aparte, se está reinventando la historia. Los monarcas son catalanes, el reino es el catalano-aragonés, la Guerra de la Independéncia es la "Gerra del Francés", la Guerra Civil es la "guerra de los tres años" y fué una guerra, prácticamente de España contra Cataluña". Alguien ha oído hablar de Alfons II d'Aragó y I de Catalunya?. Por favor sr. o sra anónim@, no hay nadie más ciego que el que no quiere ver

Anónimo dijo...

Primero: El anteproyecto del que hablas es antiguo. Y el nuevo me extrañara muchisimo que lo tengais mas que nada porque solo lo tienen privilegiados, pero ya os adelanto que no pone ni cooficialidad ni nada.

Segundo: El primer pueblo que tiene el nombre bilingue es el grado/lo grau, pueblo donde gobierna el pp. Con ello quiero decir que no por ser mas español hay que estar en contra del aragones.

Tercero: Señores las lenguas no hacen fronteras las haceis vosotros, imponiendo y creando odios indocumentados y tontos... Ya que la ley dice que la enseñanza del aragones es totalmente voluntaria y cosas mas tontas se estudian como religion y etica (ya que la buena etica te la tienen que enseñar en casa).

Anónimo dijo...

En la zona oriental de Aragón NO hablamos catalán, ¿por qué no preguntáis a sus gentes? basta ya de decir que hablamos catalán, charrem chapurriau (moalidad aragonesa)!!!